Archivos de la categoría ‘Relatos’

La única y verdadera ley es aquella que nos conduce a la libertad.

                                                                                                                   Richard Bach

Cierto capitán un día caminando por la playa, iba pensativo sin preocuparse en lo más mínimo en sus pies. Así es que no se dio cuenta que se extendía una fuerte cadena de hierro a través del sendero que seguía. Uno de los extremos de la cadena estaba fijo en una pesada ancla, el otro en una roca. Yendo ya de prisa y con el paso firme, distraído en sus pensamientos, dio su pie en uno de los eslabones con tal mala fortuna que, al querer retirarlo, todo esfuerzo era inútil.

Pidió auxilio el capitán y rápidamente unos hombres fueron en su ayuda, hicieron todo lo posible por sacar el pie del eslabón; pero, ya se le había hinchado, de modo que nada se pudo conseguir. ¿Qué hacer?, el caso urgía solución inmediata porque estaba subiendo la marea. Corrieron en busca de un herrero para que viniera a cortar el eslabón, vino el herrero; pero descubrió que sus herramientas no servían para el caso y hubo de volver por otras. De vuelta al infortunado, halló que el agua había subido tanto que le llegaba a la cintura.

El único modo de salvar la vida al desesperado capitán era amputarle el pie. Se buscó a un médico, el cual vino a toda prisa al punto de la desgracia. El capitán gritaba ya agonizando ¡Apúrense, apúrense sino será demasiado tarde! El médico saltó a un bote llevando al pobre capitán, que difíclmente podía sostener la cabeza encima de las olas. ¡Tarde! gritó el médico. Una impresionante ola se lanzó sobre el capitán, se oyó un grito espantoso, y… todo acabó. Las olas se lo habían tragado.

Esta es una historia verídica, es un hecho que tiene su aplicación espiritual a lo que diariamente estamos observando. El enemigo tiene sus cadenas, coloca sus lazos y uno tras otro el hombre queda atrapado, y se pierden el alma y el cuerpo. ¿Y en qué pecado te ha atrapado a ti?

Si es así, inútilmente llamas a tu socorro a libertadores humanos. No te queda otro remedio seguro, que acudir arrepentido al que ha “venido a buscar y salvar a lo que se había perdido” (Lucas 19:10), a Jesucristo, quien afirma de sí mismo: “Si el Hijo (de Dios) os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36).

Muchos “libertadores” han pasado por el camino de la historia humana; pero, el hombre y la mujer siguen con sus cadenas. El único que puede romper la cadenas que te atan es el Hijo de Dios, Cristo, el verdadero LIBERTADOR. Sólo si tú lo aceptas… Dios te bendiga.

MÁS RELATOS CRISTIANOS EN FACEBOOK CLIC AQUÍ

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de esta noticia!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado en Facebook y/o Twitter. :)

Si viviste en los noventa seguramente escuchaste a KoЯn en sus épocas doradas. Muchos los consideran los inventores del nu metal. Muchas bandas y artistas, fueron inspirados por ellos. Eran las estrellas del momento. Pero lo que muchos no sabían era que sus integrantes pasaban con una severa crisis espiritual. Y uno de ellos, Brian Welch – más conocido como Head -, dio un paso hacia adelante para salir del infierno en el que se encontraba. 

Popular banda Korn, con Head en su alineación.

TESTIMONIO DE BRIAN “HEAD” WELCH

Cuando tenía diez años, solía sentarme en mi habitación y escuchar a Ozzy Osbourne, soñaba en convertirme en una estrella de rock. Cuando cumplí los veinticuatro años, el sueño comenzó a hacerse realidad. A la vez que el éxito me inundaba, algo en mi interior se desbordaba, el sueño hecho realidad no me satisfacía. Parecía que cuantos más discos vendía, más infeliz me sentía. Ocultaba mi infelicidad extremadamente bien. El único tiempo en el que me divertía era cuando me emborrachaba o me ponía hasta arriba de drogas. Pero como todos sabemos, la fiesta no dura eternamente. Oculté mi depresión durante muchos años, hasta que ya no pude más. No había forma de disimularlo. Todos los que me conocían sabían hasta qué punto estaba anímicamente destrozado.
ODIABA A LA GENTE DE LA IGLESIA
Hace un año, vi dos opciones frente a mí: tenía que elegir entre la vida o la muerte. Jamás me planteé ir a la iglesia, odiaba a ese tipo de gente, pero me puse a pensar que si realmente existía Dios, tendría que estar en la iglesia, así que fui a buscarlo. La primera vez que visité una me quedé allí tres días, pero no me importaba, porque estaba desesperado. Sentía que me iba a volver loco al ver a toda esa gente con los ojos cerrados, las manos en alto y gritando a la nada…era como si «estuvieran realmente fuera de sí».

De adolescente, Head siempre soñó con ser una estrella de rock. Y lo consiguió.

¿ERA DIOS REAL?
Entonces comencé a preguntarme si Dios sería real. Me parecía muy fuerte que todas esas personas estuviesen actuando como tontos, así que dejé de preocuparme de lo que pensaran los demás. Dejé atrás todo, estaba preocupado por mi vida. Estaba cansado de intentar impresionar al público. Con tantos seguidores de Dios entendí que se trataría de algún tipo de prueba para darme a conocer la existencia de Dios. ¿Por qué otra razón estarían todos ellos aquí? Después escuché a un pastor hablar como si Dios realmente viviera y estuviera presente en la vida cotidiana. Decía que sólo hay un Dios y billones de personas sobre la tierra. Si había un Dios, ¿cómo podía tener tiempo de preocuparse e involucrarse en la vida de tantas personas? Nuevamente pensé que esos tipos estaban locos, o que yo había estado ciego durante toda mi vida.

LAS DROGAS DEJARON DE SATISFACERME PARA SIEMPRE
Por fin, decidí aceptar a Cristo como mi Señor y Salvador, y ese día me fui a casa para averiguar por mí mismo si Dios era real. Cuando llegué a casa me encerré en el armario y me puse a hablar con Dios. Le pedí que me ayudara a no emborracharme ni colocarme nunca más. Era como si mi cuerpo deseara estar colocado todo el tiempo, sin embargo interiormente no obtenía ninguna satisfacción. Después de cerca de un mes, dejé de tomar pastillas, beber cerveza o esnifar una raya.., ya no las necesitaba. Durante ese tiempo estuve colocado un par de veces, pero mantuve mi relación con Dios, sentía cómo me renovaba poco a poco. No obstante, era consciente que necesitaba más poder para contenerme y centrarme. Finalmente logré esa fuerza, ese mes transformé mi vida que había estado basada en el vacío, la adicción y la depresión.

DI UN PASO HACIA DIOS
Dios me mostró que es real y vive. No se reveló hasta que di un paso hacia él. No pude verlo hasta que no lo llamé. Ya hace casi un año desde que eso sucedió, y desde entonces me he sentido lleno gracias al Espíritu Santo. Me siento tan cercano a Dios que no me importa morir. Sin embargo, todavía tengo mucho que hacer en la tierra. Me gustaría ayudar a las nuevas generaciones a encontrar a Dios como yo lo hice. Él no es lo que yo pensaba que era.

Luego de aceptar a Cristo como su Salvador, Head decidió bautizarce en el mismo río Jordán.

LA BILIA ES UN LIBRO DE PROMESAS
La Biblia no es un libro de normas, es un libro de promesas y verdad. Todo en ella es verdadero. Si llevas a Cristo en tu corazón no te sientes obligado a obedecer su palabra, sino que tienes la voluntad de hacerlo. Ya ves… si crees que tu vida no merece la pena y sientes dolor en tu interior es que Dios te está llamando. El dolor nos lleva a los brazos del Dios viviente. Todo en la vida está relacionado en identificarse o no con él. Haz tu elección hoy mismo en abandonar el sufrimiento y llenarte de paz.

INVITA A JESÚS A TU VIDA
Si alguna vez quieres ver por ti mismo que lo que digo es cierto, todo lo que tienes que hacer es permitir que Cristo entre en tu vida. Simplemente repite: «Jesucristo, te ruego que, perdones
mis pecados y seas mi Señor y Salvador. Envía tu Espíritu Santo a mi corazón y transforma mi interior. Gracias. Amén».

LLAMA A LA PUERTA Y DIOS LA ABRIRÁ
Ahora depende de ti. Llama a la puerta y Dios la abrirá, búscalo y lo encontrarás. Pídele cosas legítimas y él te las concederá, lee la palabra de Dios en la Biblia. Háblale como si trataras con alguien que amas. Conversa con personas que crean en Cristo. Empezarás a ver lo invisible y hacer lo imposible. Te enfrentarás a la vida con nuevos bríos. Paz.

Luego de su conversión, Head ha escrito dos libros autobiográficos de cómo Dios lo rescató de las drogas y le dio un sentido a su vida.

 

 

MÁS TESTIMONIOS DE ARTISTAS EN FACEBOOK CLIC AQUÍ

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de esta noticia!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado en Facebook y/o Twitter. :)

Fuente: The Metal Bible

Cristo el Hijo de Dios, también tuvo una profesión como todos los hombres: fue albañil. Así lo sugieren algunas investigaciones que afirman que Jesús no fue carpintero como nos cuentan en las tradiciones. 

¿Realmente fue Jesús un carpintero como nos cuentan las tradiciones?

 

¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

Mateo 13:55

Así fue señalado Jesús cuando fue a Nazaret a predicar. La gente se asombraba porque no concebían que un hijo de carpintero podría hablar cosas tan sabias.

Aquí se deduce que Jesús era carpintero ya que, era costumbre, que los hijos hereden el trabajo de los padres. En este caso José le enseñó a Jesús el oficio de la carpintería.

Uno cuando escucha la palabra carpintero, lo primero que piensa es un taller lleno de aserrín y virutas, con un hombre construyendo sillas y mesas. En la película “La Pasión de Cristo” de Mel Gibson, se aprecia una escena donde Jesús está ultimando los detalles de una silla y una mesa que fabricó.

Sin embargo, algunas investigaciones, nos sugieren que este concepto que tenemos de la profesión de Cristo podría ser errado. Si analizamos el versículo del libro de Mateo en su idioma original – el griego – nos encontramos con esto:

οὐχ οὗτός ἐστιν ὁ τοῦ τέκτονος υἱός; οὐχ ἡ μήτηρ αὐτοῦ λέγεται Μαριὰμ καὶ οἱ ἀδελφοὶ αὐτοῦ Ἰάκωβος καὶ Ἰωσὴφ καὶ Σίμων καὶ Ἰούδας

¿Qué hay con estas letras tan complicadas? Bueno, hagamos una comparación con el texto en castellano:

¿No es éste el hijo del τέκτων? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

La palabra τέκτονος indica una acción que la realiza el τέκτων. Ahora tenemos estos significados:

τέκτονος: Verbo. Significa construir o hacer.

τέκτων: Sustantivo. Es aquella persona que construye con madera.

Tektōn (τέκτων) es un término común usado en griego antiguo para describir a un artesano o constructor que trabaja con madera. El término contrasta con  χαλκεύς que es el artesano que trabaja con el hierro y con λιθολόγος que es el artesano que trabaja con la roca.

En la época de Jesús el tektōn, era aquel obrero que se encargaba de hacer los dinteles, las columnas y las puertas de las casas. Además reparaba el techo de las viviendas, tapiaba las paredes, etc. Más que un carpintero actual, se podría asemejar a la profesión de un albañil. De la misma palabra “tektōn” deriva nuestro sustantivo en castellano “arquitecto” (del griego arkhitekton).

Albañiles (Tektōn) de la época romana.

 

Si analizamos las prédicas de Jesucristo, encontramos muchas referencias a las actividades cotidianas de su época. Ahí encontramos referencias a la agricultura, a la recaudación de impuestos, a la albañilería, etc. Es curioso que nunca hallemos una referencia a la carpintería (como la imaginamos en la actualidad). Si Jesús era un carpintero de profesión, ¿por qué no aprovechó sus conocimientos para relacionarlos con sus prédicas y parábolas?. Lo lógico sería que lo haga, ya que cuando uno enseña algo, aprovecha los conocimientos que tiene para explicar lo que quiere dar a entender. Y lógicamente Jesús también aprovechó sus conocimientos de tektōn para hacer que la gente entienda su mensaje. Tenemos muchos ejemplos:

Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 

Mateo 7: 24-27

Otro ejemplo:

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. 

Lucas 14: 28-30

Otro ejemplo:

¿Ni aun esta escritura habéis leído: La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo; el Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos? 

Marcos 12: 10-11 (cumpliéndose una profecía del Antiguo Testamento)

Jesús predicando ante multitudes.

Tal parece que Jesús podría haber sido un constructor, con conocimientos de carpintería y albañilería, que se dedicaba a edificar viviendas y a fabricar puertas y ventanas, al igual que lo hizo José. Y no era un carpintero ebanista. Jesús tenía amplios conocimientos de las construcciones de las casas, del terreno sobre donde se debería asentarlas, de cómo deben ser las bases y de cómo debe planificarse los gastos para edificarlas.

Esto podría alterar y cambiar nuestra visión sobre nuestras tradiciones, sin embargo no alteraría ni en lo más mínimo el hecho de que Jesús dio su vida para que alcancemos la vida eterna.

¿Qué opinas tú? 

MÁS NOTICIAS CRISTIANAS EN FACEBOOK CLIC AQUÍ

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de esta noticia!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado en Facebook y/o Twitter. :)

Había un científico cristiano, que revolucionó su época y que tras cada descubrimiento agradecía Dios por la sabiduría que le daba. Muchas cosas que hoy sabemos de la ciencia es gracias a este sabio cristiano. Los conocimientos de nuestro mundo actual son gracias a su legado científico.

Este es un relato sobre este científico cristiano y el encuentro y pequeño debate que tuvo con un amigo ateo que tenía. En medio de la conversación el científico le predica a su amigo ateo acerca de la presencia de Dios sobre el universo.

En cierta ocasión un sabio científico hizo que un hábil mecánico le hiciera un modelo del sistema solar. Bolas que representaban los planetas estaban engranadas juntas de modo que su movimiento en órbita fuera conforme a la realidad. Un día un amigo ateo visitó al científico. Al ver el modelo, lo hizo funcionar, y exclamó lleno de admiración: “¿Quién lo hizo?” El científico respondió: “¡Nadie!” El ateo replicó: “¡Tú crees que soy un tonto! Por supuesto que alguien lo ha hecho, y es un genio.” Entonces el científico le dijo a su amigo: “Esto no es sino una imitación insignificante de un sistema mucho mayor cuyas leyes tú conoces, y yo no puedo convencerte de que este simple juguete no tiene diseñador y hacedor; ¡sin embargo, tú afirmas creer que el gran original del cual se tomó este diseño ha llegado a existir sin diseñador o hacedor! 

El sabio científico se llamaba Isaac Newton, considerado uno de los más grandes científicos de todos los tiempos. También era un asiduo lector de la Biblia, un cristiano ferviente y un seguidor de las enseñanzas de Jesucristo.

MÁS RELATOS CRISTIANOS EN FACEBOOK CLIC AQUÍ

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de este relato!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado en Facebook y/o Twitter. :)

Hay varias versiones de este relato, pero te comparto la versión más completa.

El relato dice así:

Un señor de unos 70 años viajaba en el tren, teniendo a su lado a un joven universitario que leía su libro de Ciencias. El caballero, a su vez, leía un libro de portada negra. Fue cuando el joven percibió que se trataba de la Biblia y que estaba abierta en el Evangelio de Marcos.

Sin mucha ceremonia, el muchacho interrumpió la lectura del viejo y le preguntó:

– Señor, ¿usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?

– Sí, mas no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?

– Pero claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía de la religión.

Solamente personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros Científicos dicen de todo eso.

– Y… ¿es eso mismo lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?

– Bien, como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.

El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba. En la tarjeta decía:

PROFESOR DOCTOR LOUIS PASTEUR

DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS

UNIVERSIDAD NACIONAL DE FRANCIA 

Image

 

“Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”.

Isaac Newton

Acerca de Louis Pasteur:

Louis Pasteur (Dôle, Francia el 27 de diciembre de 1822 – Marnes-la-Coquette, Francia el 28 de septiembre de 1895) fue un químico francés cuyos descubrimientos tuvieron enorme importancia en diversos campos de las ciencias naturales, sobre todo en la química y microbiología. A él se debe la técnica conocida como pasteurización. Realizó grandes estudios sobre la microbiología y ayudó a refutar definitivamente la teoría de la generación espontánea. También fue un cristiano  devoto y asiduo lector de la Biblia.

Más relatos en: Relatos Cristianos en Facebook para compartir CLIC AQUÍ

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de este relato!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado al Facebook y/o Twitter. 🙂