Archivos para junio, 2012

Luego de un poco más de 2 años de pausa, luego de la tragedia de Rich Caldwell (ingeniero de sonido de la banda, fallecido en un accidente de tránsito), la banda de metal alternativo Flyleaf, anunció el lanzamiento de su tercer álbum. Su anuncio lo hizo en un concierto a beneficio de la familia de Rich. El álbum que se llamará “New Horizons”, será lanzado posiblemente en otoño (hemisferio boreal) y constará de 18 canciones (12 canciones inéditas más 6 bonus tracks).

Se rumorea que estos sean los nombres de algunos sencillos:

1. New Horizons (single promocional con video, posiblemente salga en julio)
2. Bury Your Heart
3. Greed Heart
4. Blankets Of Worms
2. Bury Your Heart
3. Greed Heart
4. Blankets Of Worms
5. Fire Fire
6. Freedom
7. Stand
8. Goodnight Old Friend

 

 

Fuente: Música Cristiana en Facebook

 

¡Deja un comentario abajo para que tus amigos del Facebook y el Twitter se enteren de esta noticia!

No es necesario registrarse, solamente tienes que estar conectado en Facebook y/o Twitter. 🙂

Anuncios

Hoy en día hay tantos cristianos que paran agobiando a la gente y convierten la iglesia en una cárcel. La idea no es espantar a tu prójimo sino tratarlo con amor y comprensión.

Veamos que dice la Biblia al respecto. Si se trata de tatuajes, encontramos en versículo muy específico al respecto.

Levítico 19:28 (Reina-Valera 1960)

“Y no haréis rasguños en vuestro cuerpo por un muerto, ni imprimiréis en vosotros señal alguna. Yo Jehová.”

Para los que aún no están convencidos, según la Nueva Versión Internacional, podemos leer de la siguiente manera.

“No se hagan heridas en el cuerpo por causa de los muertos, ni tatuajes en la piel. Yo soy el Señor.”

Este versículo parece ser muy contundente en cuanto a la prohibición de los tatuajes.

Sin embargo si analizamos el versículo en su contexto completo, podremos tener una mejor visión al respecto.

Este versículo pertenece a varias leyes que dio Dios a los hebreos a través de Moisés en el desierto. Entre estas leyes están los animales que se llevan al altar para la expiación, qué deben hacer las mujeres después del parto, cómo tratar a los leprosos, etc. La ley “en contra de los tatuajes” se halla dentro de las leyes que nos dicen qué debemos hacer (y en general, qué no debemos hacer) para llevar una vida justa y santa.

Recordemos que Israel se hallaba en el desierto. Había vivido muchos años en cautiverio bajo las normas egipcias. Ahora libres, necesitaban leyes que rijan su pueblo. Es así cómo las leyes encuentran un propósito.
Los pueblos que habitaban en el desierto eran gentes que practicaban la adivinación, la hechicería y consultaban a los muertos sobre sus necesidades. Los hechiceros y los sacerdotes de cultos paganos solían hacerse cortes en los brazos ofrendando su sangre a los muertos. Luego como señal de agradecimiento, se marcaban con una señal (llámese tatuaje en la actualidad) que los identificase. La marca era permanente. Todo esto formaba parte de aquellas prácticas paganas.
Y obviamente Dios no deseaba que su pueblo elegido se contaminase con estas prácticas ocultistas. Es por eso que prohíbe que la gente de Israel se corte y que se marque.

Sin embargo, como vemos en el versículo, Dios prohíbe que una persona se tatúe por causa de un muerto. Es decir, Dios no quiere que pongamos nuestra confianza en ningún otro. Esta ley cómo otras tantas se pueden resumir en una más simple: “Amarás a Dios sobre todas la cosas” (Deuteronomio 6:5). O sea, Dios quiere que le amemos y adoremos sólo a Él. No quiere que confiemos en otras cosas (nosotros mismos, los muertos, los ídolos, el dinero, etc). Y ésto no sólo se aplica a los tatuajes, sino a tu vida en general.
Diciéndolo de manera simple, Dios prohibe los tatuajes si éstos son motivo de tu confianza. Dios no prohíbe el tatuaje en sí, sino el significado que éste representa.

Pregúntate a ti mismo
¿Qué significado tiene mi tatuaje?
¿Qué imagen llevan y qué palabras tiene escrito?
¿Qué quiero mostrar con mi tatuaje a los demás?
¿Es más importante mi tatuaje que Dios?

Recuerda que el cuerpo es “el templo de Dios” (1 Corintios 3:16) y por lo tanto debemos cuidarlo y apartarlo de las impurezas que lo afectan.
Si antes de ser cristiano llevabas tatuajes y aún los sigues llevando, examina bien si te conviene llevar aquellas marcas que pertenecen a tu vida anterior. Ahora si eres cristiano y estás ansioso por llevar un tatuaje (ya sea por moda, capricho o un simple gusto) medita bien qué va a representar tu marca y qué propósito tiene. Tal vez sólo buscas satisfacer tu carne simplemente. Recuerda que no somos cualquier cosa, somos representantes del Rey.

¡Si vas a llevar un tatuaje, piensa bien si te conviene y edifica!